EXPOSICIÓN EN HONOR AL ARQ. MACARIO AGUIRRE




MEXICALI, 7 abril de 2017 (Especial/únicoBC).- El Arquitecto Macario Aguirre Puente, el Maestro, fue un apasionado de la Arquitectura y de su enseñanza, visionario y adelantado a su tiempo. A su paso por diferentes universidades del País, generó siempre una dinámica de trabajo que se distinguía por la innovación en los procesos de composición, impartiendo cursos de Teoría, Historia de la Arquitectura y Diseño Arquitectónico.

Su trayectoria por los diversos centros universitarios fue siempre generosa y fecunda, y durante más de 50 años, participó en la formación de muchas generaciones de arquitectos de todo México, iniciando su labor docente casi recién graduado del Tecnológico de Monterrey en 1960. Años después, de 1976 a 1991, llegó a la capital de Baja California para impartir clases en la Escuela de Arquitectura de la Universidad Autónoma de Baja California (UABC).

Para recordar su trabajo y su legado el Instituto de Cultura de Baja California, en coordinación con la Facultad de Arquitectura y Diseño (FAD) de la UABC, inauguraron la exposición Arq. Macario Aguirre Puente, el Maestro y su legado, en la Galería de la Ciudad, que  estará abierta al público hasta el 26 de mayo de 2017.

El Maestro Macario, además integraba a su actividad docente la actividad profesional, siendo reconocido nacionalmente por su amplio portafolio de proyectos arquitectónicos. Es así, como por su destacada trayectoria como arquitecto y profesor universitario fue invitado en innumerables ocasiones a impartir conferencias y a ser jurado de prestigiados concursos de Arquitectura.

Durante su estancia en la UABC, fue mentor y formador de más de 30 generaciones de jóvenes arquitectos y su legado trasciende a través de sus exalumnos, muchos de ellos en el ámbito profesional y otros que actualmente conforman el 20% de la planta docente de la FAD, y de otras Escuelas de Arquitectura de todo el Estado.

“Esta exposición, enmarcada dentro de las celebraciones del 60 aniversario de la UABC, presenta una muestra significativa de algunos de sus proyectos arquitectónicos, a través de dibujos, maquetas y fotografías, así como material y escritos relacionados con su práctica de la docencia, y algunos objetos de colección personal, que nos permitirán adentrarnos un poco a la personalidad y el espíritu creativo del Maestro Macario”.

“La exposición es sobre todo, un agradecimiento y homenaje, a este gran Maestro, cuyas enseñanzas a lo largo de 15 años en nuestra Universidad, son la mejor herencia que nos ha dejado y que han contribuido a la formación y prestigio de la actual Facultad de Arquitectura y Diseño”, mencionó el Director de la Facultad de Arquitectura y Diseño, Arq. Mario Macalpin.

Su legado es vigente y trasciende hasta nuestros días, por eso es necesario que las nuevas generaciones de estudiantes conozcan las raíces de nuestro presente, manteniendo viva la memoria de las personas valiosas e inspirándose de ellas.

El Maestro Macario, no sólo nos enseñó Arquitectura, sino estableció una escuela de pensamiento, formando profesionales críticos y analíticos, conscientes de la congruencia, entre el ser, pensar y el hacer.

Durante la exhibición se puede leer una frase del MAESTRO que dice “Jugando a la Arquitectura,

juego con mis aprendices en las aulas y talleres, provocando que en el juego se descubran a sí mismos,  en el encuentro paulatino de sus potencialidades creativas, expresivas y vivenciales,  que al ejercitarlas  continua y metodológicamente devengan en hacedores de arquitectura y lleguen a identificar su oficio de arquitecto con su oficio de la vida”.




Fue un Arquitecto egresado del ITESM con influencia académica europea en Italia, Francia y Alemania; en la UANL y el ITESM; así como experiencia profesional en Monterrey, en París y en Nueva York.



Un maestro, erudito, facilitador de información y apasionado de la enseñanza de la arquitectura; creador de una escuela de pensamiento crítica, analítica, congruente entre teoría y práctica, entre ser, pensar y hacer; quien hizo de sus discípulos su familia y mantuvo lazos de amistad y trabajo con ellos (maestros y directivos) a través del tiempo, desde su partida a su natal Monterrey por motivos de salud, hasta su fallecimiento en 2016.



Su contribución a la historia y prestigio de la FAD se dio como integrador de las primeras academias disciplinarias de maestros; con las que consolida un plan de estudios de vanguardia. Fue pionero del plan flexible desde 1978 y brindó cátedra itinerante en diversos viajes de estudio.


Además, participó con alumnos en concursos locales, nacionales e internacionales. Director de tesis premiadas y publicadas a nivel nacional. El primer conferencista en la Universidad de Arizona, inicio de convenio y posterior apertura del Posgrado FAD. En 1987 la FAD recibe un reconocimiento del Presidente Miguel de la Madrid Hurtado, por ser una de las mejores del país.



Entre sus Reconocimientos destacan: Miembro Emérito de la Academia Nacional de Arquitectura (ANA) 2003. Mérito Académico por la Asociación Nacional de Instituciones de la Enseñanza de la Arquitectura (ASINEA) 2011. Reconocimiento a su labor docente por la FAD UABC 2012, y Maestro Emérito por la Universidad de Monterrey (UDEM) 2014.



Su legado consiste en el uso de maquetas de estudio y la historia como devenir de la arquitectura. Más de 20 generaciones de arquitectos egresados de UABC. Además, muchos de sus exalumnos, son actualmente profesores en los campus de la UABC en Mexicali, Ensenada y Tijuana. De entre todos sus discípulos, la FAD tuvo ocho subdirectores y seis directores, uno de ellos vigente. Otro más en Valle de las Palmas. A su fallecimiento, dona a la UABC su colección particular de más de mil volúmenes entre libros, apuntes, textos y diapositivas.


Compartir en Google Plus
Compartir en

Acerca de: únicoBC

ÚnicoBC es una publicación especializada en destacar todas esas ricas historias que son de gran trascendencia para nuestra sociedad.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios :

Publicar un comentario

Anuncio Interno

Anuncio Interno