ESTUDIANTES CON PASIÓN POR LA MÚSICA



MEXICALI, 24 mayo de 2019 (Especial/únicoBC).- La vocación es uno de los principales elementos para que un estudiante dé todo de sí, aunado al apoyo de sus maestros y sobre todo de sus familiares; es así como los miembros de la Orquesta Infantil y Juvenil “El Centinela”, se han mantenido desde su fundación y con proyecciones a mantenerse en el ámbito cultural de Baja California

Un breve ejemplo es la historia de siete jóvenes músicos, que la Orquesta les ha servido para reforzar sus valores, aprender música y en casos particulares incluso superar algunos padecimientos, a la par de conocer lugares y personas que difícilmente conocerían en lo individual.

Salvador Hermosillo Colado, ejecutante de violonchelo en la Orquesta, es uno de los miembros fundadores, cuando el proyecto llegó al Colegio Axis, donde él estudiaba, y aún sin saber nada de música ni del instrumento en el que ahora se ha especializado, se adentró en aprender desde las bases técnicas y teóricas, hasta que se pisó un escenario como parte de un concierto.

Actualmente con 15 años de edad, pasó primero por el violín, cuando llegó el proyecto de formar una orquesta con niños que aprendieran desde cero en la ejecución de los instrumentos, pero al tiempo se inclinó por el violonchelo.

Además de aprender a leer partituras, formar parte de la orquesta les ha dado a sus integrantes la oportunidad de reforzar sus valores, como la convivencia, el orden, el compañerismo, pero también la unión familiar y sobre todo el orgullo de sentirse parte de algo.

Su papá, Salvador Hermosillo, reconoció que una vez superada la sorpresa de que sus hijos quisieran unirse a la Orquesta, se han debido organizar para llevarlos y traerlos durante sus compromisos y compaginarlos con las responsabilidades laborales y familiares.

Sin lugar a dudas, dijo, el orgullo de verlo en los conciertos es insuperable y la pasión por la música augura para la familia un trayecto con futuro promisorio a corto, mediano y largo plazo.

Situación similar vive Ana Rosela Riátiga de 14 años de edad, quien como estudiante de la primaria Amado Gil Castro, tuvo la oportunidad no sólo de conocer y aprender a tocar el violín, sino ser parte de la Orquesta.

A lo largo de casi cinco años ha sido la inspiración no sólo de sus hermanas, sino también de algunos vecinos de la colonia El Mezquital, que las veían recorrer las calles con su estuche en mano.

A pesar de las dificultades económicas, incluso para poder pagar el camión para los ensayos o los conciertos, gracias al apoyo de todos los integrantes de la Orquesta han logrado mantenerse como miembros fundadores.

En ese sentido, su mamá, Rafaela Isabel, destacó, que además de los valores que han sido evidentes en sus hijas desde que forman parte de la Orquesta, en particular, con la mayor, quien toca el violonchelo, le ayudó para mejorar su conducta errática que causaba continuos conflictos en la familia.

Ahora como músico, se ha vuelto más responsable a la par de la convivencia familiar ha mejorado, para beneficio de todos, lo que hace que valga la pena el esfuerzo que hacen para poderlas mandar a los ensayos y las diversas presentaciones que tienen.




HAY MÁS EJEMPLOS 

Abril Calleja Anguiano, es otra de las integrantes de la Orquesta El Centinela, quien se ha especializado en el corno francés, luego de inspirarse en su hermano, quien ya formaba parte de la agrupación en las trompetas.

En este trayecto, a la par de aprender a leer las notas musicales y conocer algo de teoría sobre la música, también debió aprender a controlar su aire para poder darle al instrumento el sonido suficiente para sumarse a la magia de un concierto junto a sus compañeros.

Axel Eduardo Castro Bautista, es un claro ejemplo de que la Orquesta ha servido para superar barreras, en su caso la timidez y la fomentar la convivencia, a la par de sentirse motivado a seguir aprendiendo otros instrumentos además de las percusiones.

A pesar de que ya tenía nociones de batería en Ensenada, cuando se unió a El Centinela, empezó a conocer las percusiones y desde entonces es uno de los pocos que suma sus notas para embelesar al espectador en cada concierto.

Como estudiante de la primaria Vicente Guerrero, en la colonia Independencia, ingresó a la Orquesta, y a la fecha, reconoció el trayecto ha sido difícil, porque ha tenido que esforzarse mucho para subir de nivel y lograr estar acorde con el resto de la agrupación, para dar la nota exacta con la fuerza, el tiempo y el sonido que requiere la melodía.

Su madre, Gabriela Bautista Padilla, reconoció que su hijo, fue inspiración también para su hermana, que ahora forma parte también de la Orquesta, pero incluso para ella misma, que “obligada” a el ir y venir de los ensayos y presentaciones ha ido superando poco a poco sus malestares físicos que la tenía en convaleciente algunos días.

Arely Barajas Sandez, de 13 años de edad, percusionista de la Orquesta El Centinela inspirada en otro músico que veía caminar por su colonia con instrumento en mano, pidió ingresar al proyecto infantil y juvenil y desde hace más de cuatro años, ha reforzado sus conocimientos en más de 20 instrumentos, siendo el triángulo uno de los más complicados de dominar.

ángulo exacto, fuerza indicada y concentración en la obra que interpretarán, es parte de los elementos que se tienen que conjugar para que el sonido se acople durante un concierto.




Saúl Calleja Anguiano, hizo su sueño realidad de tocar la trompeta cuando el proyecto de El Centinela llegó al Cecyte Misiones, hace cuatro años. Desde entonces no sólo ha aprendido a tocar el instrumento, sino que además ha superado el temor de presentarse el público y sobre todo aprenderse una infinidad de obras, hasta conformar un concierto.

Consciente de que es un ejemplo a seguir para otros niños, el ahora músico, mantiene no sólo una conducta favorable para continuar como parte de la Orquesta, sino que ha reforzado otros valores como la disciplina, el compañerismo, el orden, entre muchos otros.

América Yarelis Ontiveros, se sumó a la orquesta cuando estudiaba en la primaria de la colonia El Mezquital, aprendiendo a tocar el violín, pero también otras cuestiones elementales, como tener suma limpieza al momento de tocarlo, ya que incluso las manos sucias pueden afectar de alguna manera su funcionamiento.

El sueño de continuar en el ámbito musical surgió siendo parte de la Orquesta, siendo esta otra de las cualidades que le ha permitido formar parte del proyecto, descubrir su vocación.

El Gobierno del Estado, a través del Instituto de Cultura de Baja California reconoce la dedicación de niñas niños y jóvenes en este Día del Estudiante, quienes entregan todo de sí para sobresalir en cada una de las disciplinas artísticas


Compartir en Google Plus
Compartir en

Acerca de: únicoBC

ÚnicoBC es una publicación especializada en destacar todas esas ricas historias que son de gran trascendencia para nuestra sociedad.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios :

Publicar un comentario

Anuncio Interno

Anuncio Interno