JUEGAN LAS REDES UN PAPEL FUNDAMENTAL EN NIÑOS Y JÓVENES



MEXICALI, 6 noviembre de 2019 (Especial/únicoBC).- El suicidio es un problema de salud pública mundial, que en México representa la segunda causa de muerte entre jóvenes de 15 a 29 años, (Sólo por debajo de los accidentes de tránsito) y que mantiene encendidas las alarmas, pues su incidencia ha crecido aceleradamente durante los últimos años, de forma paralela con la propagación y uso de las redes sociales de internet.

Por eso, es necesario que tanto padres y familiares de quienes se encuentran en dicho rango de edad, así como docentes y profesionistas de distintas disciplinas y la sociedad en general, se preparen y sumen esfuerzos enfocados en atenuar el aumento de esta problemática.

Así lo indicó la Doctora Ana María Chávez Hernández, Investigadora y Profesora del Departamento de Psicología de la Universidad de Guanajuato, quien en el marco del programa Cátedra Distinguida PIMSA de CETYS Universidad, visitó el campus Mexicali para impartir la conferencia magistral denominada Comportamiento Suicida en Niños y Adolescentes; El Papel de las Redes Sociales. 

Señaló que el aumento de suicidios consumados en nuestro país ha llamado la atención de la Organización Mundial de la Salud (OMS), organismo que dictaminó que México vive una epidemia de suicidios; mientras que la ONU detectó que el 60% de los suicidios infantiles registrados en territorio mexicano son consecuencia del acoso escolar o bullying.

Las cifras anteriores coinciden con la escalada del suicidio hasta el quinto lugar como causa de muerte entre menores mexicanos de 10 a 14 años. Baja California ocupa el 17vo. Lugar nacional en mortalidad por suicidios en personas de todas las edades, con una tasa de 5.5 casos por cada 100mil habitantes, igualando con esta cifra la media nacional.

“El suicidio es un fenómeno que nos da cuenta de los cambios en el tejido social y en ese sentido ahora nos da cuenta del exceso de tiempo que nuestros niños y jóvenes pasan en las redes sociales, donde se relacionan con estímulos muy agresivos, e incitadores a la violencia, retos virales que implican autolesionarse, entre otras vivencias que los exponen”, detalló la especialista.

¿Qué podemos hacer?

 Para atender un problema es importante reconocer que existe. “El suicidio y las tentativas de suicidio de menores en México, es una realidad y que lo va a seguir siendo por lo menos dos décadas más, por lo cual es importante eliminar mitos, y saber cómo actuar de forma adecuada, y crear redes de apoyo para evitar la muerte drástica, repentina y prematura de cualquier persona”.

Restringir o prohibir el uso de dispositivos electrónicos y redes sociales a los jóvenes está lejos de ser la solución a este problema, agregó, pues su uso constituye una corriente social difícil de contravenir. Sin embargo, de la educación y la atención que se brinde a los menores dependerá que las redes sociales se conviertan en una herramienta o en un enemigo.

Algunas medidas positivas que los padres y tutores pueden emprender, son la instalación de aplicaciones que restringen contenido sexual y violento en los móviles, así como establecer horarios de uso de los dispositivos electrónicos, y principalmente, mantener una buena comunicación con los menores.

“Hay que escucharlos, y estar atentos a señales como la pérdida o aumento drásticos de apetito, de sueño. Cuando una persona empieza a despedirse, a regalar sus cosas, a insinuar que ya no “dará molestias” y principalmente, a decir abiertamente que se quitará la vida, nunca debe tomarse como una broma, se debe intervenir”, alertó la especialista.

Desde la perspectiva clínica, la incidencia de suicidios infantiles y juveniles debe ser abordada de manera interdisciplinaria. “Esto quiere decir que todo tipo de profesionista es importante para la atención de este comportamiento, que es complejo y multifactorial, además de que todo profesional puede contribuir a construir una ciudadanía informada, participativa y sensible en el tema”.

La Dra. Chávez Hernández señaló que particularmente los especialistas en salud mental, deben ocuparse en complementar su formación académica, actualizar sus conocimientos y así brindar una mejor atención. 

“Para atender a una persona con riesgo suicida definitivamente se debe contar con estudios de posgrado, que trasciendan incluso maestría y doctorado, entre más estudios especializados se tengan es muchísimo mejor”.

Finalmente, indicó que la especialización en este ámbito no es exclusiva para psicólogos, ya que otros profesionales de la salud también intervienen en los procesos de apoyo y contención a los pacientes. “Por ejemplo, un psiquiatra, que es un médico, si tiene interés en atender personas con riesgo suicida, tendría que estudiar también estas especialidades”.

CETYS Universidad cuenta con opciones para ampliar la formación de profesionales interesados en el ámbito de la psicología. Las personas interesadas pueden acercarse al área de posgrado de CETYS Universidad para conocer los programas de Maestría en Neuropsicología y Maestría en Psicología que se ofertan. También pueden obtener más información en la página de internet https://www.cetys.mx/oferta-educativa/posgrado/



Compartir en Google Plus
Compartir en

Acerca de: únicoBC

ÚnicoBC es una publicación especializada en destacar todas esas ricas historias que son de gran trascendencia para nuestra sociedad.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios :

Publicar un comentario

Anuncio Interno

Anuncio Interno